EDUCACIÓN Y SENSATEZ

La educación, al menos desde que el gran pedagogo Sócrates intentara alcanzar la sabiduría provocando partos entre sus discípulos y detractores, siempre se ha producido por la interacción entre los seres humanos, por el encuentro del sabio con el ignorante, del instruido con el inculto, del versado con el iletrado, o, en resumen, del maestro con el alumno.

martes, 26 de junio de 2018

“Tus alumnos te recordarán por ser quien eres”



“Tus alumnos te recordarán por ser quien eres, no por lo que sabes”. He leído cientos de veces esta frase. Es una de esas “frases hechas” que aparecen de forma recurrente en las redes sociales. No criticaré la frase en cuestión, pues creo que es verdadera. Lo que me preocupa es que esa frase se usa como un eslogan para desprestigiar el conocimiento. Como tantos y tantos pensamientos efímeros que pueblan las redes sociales. Desgranemos el sentido de la frase… 

Creo que “ser buena persona” o “gustar a los alumnos” no está reñido con “saber mucho”, imagino que todos estaremos de acuerdo. Sin embargo, creo que si un profesor no conoce mucho lo que enseña, da igual lo buena persona que sea, pues difícilmente logrará enseñar lo que no sabe... Y, en ese caso, mejor que se dedique a otra cosa. Porque un profesor que no enseña es un fraude para los padres que depositan en él la confianza. Y para los alumnos. Y, además, es un lastre para los compañeros de trabajo… Y es que no pasa nada por decir que la primera cualidad del profesor es que conoce y ama su materia. Además, cualquier profesor que intenta trabajar con profesionalidad es buen profesor, pues ya es honesto. Y creo que ser un buen profesor predispone a ese buen profesor a ser una  persona mejor, pues cualquier persona que procura realizar con profesionalidad y honestidad su trabajo, está siendo una buena persona, aunque no sea empática... Pero como hoy en día nos venden que el profesor tiene que “parecer” un tipo “guay”, “molón”, y que debe aunar en sí mismo todas las cualidades de la perfecta “inteligencia emocional” (todo eso de “asertivo-empático-simpático”,…), no parece que lo esencial, que es enseñar, sea importante… A todos los que empiezan a dar clase me gustaría decirles: que no os engañen, intentar “gustar” a los alumnos es una malísima estrategia para ser profesor, la peor posible… 

He repetido varias veces en este blog que la principal misión de un profesor es enseñar. Y se enseñan unos contenidos, es decir, unos conocimientos. Afirmar eso no es “ser un insensible” ni implica “despreciar las emociones” de nadie. Tampoco implica ser un “perezoso que no quiere salir de su zona de confort”, ni nada por el estilo. Tampoco es ser “mala persona”, en ningún sentido del término, ni un devorador de las emociones de los niños... Pensar de ese modo no está de moda y está desprestigiado: ese es el único problema de ser profesor y defender el conocimiento. Porque humildemente, considero que es de elemental sentido común afirmar que la primera misión de un profesor consiste en enseñar… Pero, como decía, poner el foco en los “contenidos” y “conocimientos” no implica “despreciar” a la persona a la que se enseña. Más bien implica lo contrario.

Y, para seguir profundizando, también he escrito cientos de veces lo siguiente: considero que todo profesor tiene que ser consciente de que es un modelo para sus alumnos. Es decir, que educa con su presencia en el aula, por el simple hecho de ser profesor. Educa incluso aunque no haya planificado ningún apartado en su asignatura sobre educación emocional ni haya concretado los valores que quiere transmitir por medio de lo que enseña… Educa “sin querer”. Porque, sea o no consciente de que es un modelo para los alumnos, el profesor lo es. Sin embargo, no creo que el profesor deba buscar “ser un modelo”. De hecho, creo que tampoco debe buscar “ser amado”, ni “venerado”, ni “llevarse super bien con los alumnos”, ni simplemente ser “recordado” por sus alumnos. Si ocurre todo eso, fantástico. Pero si no ocurre, igualmente fantástico. 

Y creo que es aquí donde hay que contextualizar la frase con la que he empezado este post: se puede planificar qué y cómo enseñar. Pero, para bien o para mal, las convicciones morales o personales no se planifican: se viven, si es que se tienen... Y si no se tienen, no se viven. Y si no se viven, resulta imposible transmitirlas… Es decir: el profesor transmite unos conocimientos. Pero su responsabilidad es tan grande, que también transmite unos principios, valores y convicciones. Sin embargo, y para que nos entendamos, cuanto menos piensa en esos valores, principios y convicciones, con más fuerza los transmite. Pues los principios, valores y convicciones se transmiten con la propia vida, con la vida de cada persona con nombre y apellidos, no por medio de los métodos, ni de los contenidos, ni de las instituciones, ni de los planes educativos o formativos, ni de los discursos, ni de los valores,... 

Así que, en conclusión, creo que ser recordado es algo que generalmente llega después del trabajo bien hecho. Aunque es bueno saber que muchas veces, tras el trabajo bien hecho jamás llega el reconocimiento… Pero llegue o no llegue, el profesor que trabaja bien ya ha cumplido con el cometido de ser un buen modelo para sus alumnos. Porque un profesor que se centra en enseñar su materia lo mejor posible, pondrá todos los medios para intentar ser justo, sincero, trabajador, puntual, honesto, ordenado,… Pondrá sus conocimientos al servicio de sus alumnos y se esmerará en preparar las clases, y en pensar el mejor modo de transmitir lo que desea enseñar, aunque se equivoque mil veces. Incluso innovará sin plantearse que está innovando… Y es probable que una personalidad así genere confianza en las personas a quienes honestamente intenta enseñar. Es decir,  transmitirá lo que vive sin necesidad de llenarse la boca con los sobrevalorados valores… Y entonces estará en disposición de ayudar también personalmente (desde su condición de profesor) a quienes se le acerquen. Y así es como se forja un modelo de conducta que no busca “gustar” ni ser aplaudido: por medio de la profesionalidad y de la excelencia (y coherencia) personal, no del buenrollismo narcisista…

Porque estoy de acuerdo: “Tus alumnos te recordarán por ser quien eres”. Sin embargo, creo que esta frase, expresada así, no necesita ningún añadido ni matiz: ya está completa.

martes, 29 de mayo de 2018

El fútbol y la educación




Cuando uno es profesor en el siglo XXI, dedicar parte de tu tiempo al deporte formativo es como respirar aire fresco. Porque uno puede apartarse de la “burbuja pedagógica” y entrar en contacto con la realidad del mundo. O, hablando claro, con la verdadera educación. Y es que la esencia del deporte es incompatible con esa pedagogía de moda que hace tiempo se ha impuesto en los colegios. En el mundo del deporte son imprescindibles ciertas palabras denostadas y malditas en la pedagogía posmoderna. Por ejemplo, palabras como disciplina, rutina, esfuerzo, repetición, competitividad,... Hoy dejaré a un lado la pedagogía (aparentemente): hablemos de fútbol. 

Por ejemplo, no pasa nada por afirmar que muchas cosas se aprenden o se adquieren por repetición. Sin ir más lejos, y le pese a quien le pese, cualquier hábito se adquiere por repetición: ¿alguien se atreve a negarlo? Pues he aquí una afirmación tajante: creo que los conceptos tácticos del fútbol se aprenden por repetición. Como las escalas con la guitarra… Podría discutir o matizar la afirmación, pero me resulta difícil negarlo. El tema está en que si nos quedamos en la mera repetición, no llegaremos a ningún sitio. Porque la repetición necesita un sentido, necesita ser interiorizada, ser hecha propia, necesita sobre todo un fin al que dirigirse,… Pero que necesite todo eso, no significa que la repetición sea mala en sí misma o deba desecharse por principio, ¿no? Y hay muchas más cosas que se aprenden repitiendo y practicando, una y otra vez…

Estoy seguro de que cualquier pedagogo "teórico" habrá dejado de leer en cuanto ha leído la frase en negrita. Quizá haya necesitado “rasgarse las vestiduras” ante tal anatema. Quizá habrá detenido la lectura sólo para recordarse a sí mismo que “la repetición” limita la creatividad o los talentos del pobre niño que juega a fútbol, ese niño que debe disfrutar del deporte, que sólo debería jugar para ser feliz, porque al niño no se le debe imponer nada, tampoco ningún estilo ni forma de jugar, que luego se traumatiza,... Y bla, bla, bla. Pero la repetición es un medio. Uno más. Creo que en el fútbol es un medio necesario. Sigo matizando en el siguiente párrafo... 

Si un entrenador quiere que un equipo funcione, necesita inculcar un cierto rigor táctico. Sí o sí: nuevamente el rigor táctico es un medio, no un fin. De hecho, cada entrenador intenta hacer amenas las repeticiones tácticas (que algunos llaman tal cual automatismos), tanto las básicas como las específicas de cada sistema. Y por más complejos o elaborados que sean los ejercicios, sólo cambia el contexto, no los movimientos, que se repiten una y otra vez... Y, a medida que se asumen y se interiorizan esas repeticiones, el jugador dispone cada vez de más recursos. Y cuantos más recursos posee el jugador, la toma de decisiones del jugador tiende a mejorar sobre el campo. Y eso no lastra la creatividad de nadie: porque el jugador creativo sólo puede salirse del guión cuando hay un guión establecido. Es más: esos jugadores “geniales” o “diferentes”, multiplican su creatividad cuando comprenden el orden táctico. Porque sólo cuando lo comprenden y lo asumen pueden “saltárselo” conscientemente, en los momentos adecuados, o hallar con más facilidad las deficiencias tácticas del rival. 

Aunque no pienso en ese tipo de jugadores “geniales” cuando escribo sobre la “repetición”. Sino que pienso sobre todo en todos aquellos jugadores con pocos recursos técnicos. No nos engañemos: esos jugadores son la mayoría, porque por más que nos empeñemos, la mayoría ni somos ni seremos genios, ni Einsteins, ni nada que se le parezca… Porque el rigor táctico ayuda a los jugadores con menos talentos a mejorar sus cualidades y prestaciones. Y así es como jugadores muy poco dotados técnicamente pueden destacar en un equipo, porque saben qué tienen que hacer en cada momento, tanto si tienen el balón como si no lo tienen: coberturas, permutas, basculaciones, apoyos, ocupar espacios,... Y, cuantos más jugadores asumen los automatismos tácticos, menor es la tendencia de un equipo a perder su sitio en el campo de fútbol. Y menos errores se cometen. Y mejor juega un equipo. Y mayor capacidad de rectificar posee el equipo cuando alguien “se sale del guión”. Y cuanto más crece el equipo, más progresan los jugadores a nivel individual… Es increíble todo lo que se logra a partir de la simple repetición, ¿no? Aunque recordemos: la repetición no es un fin en sí mismo, pero es necesaria para lograr ese fin… Al final, la constancia, virtud necesaria para el aprendizaje, da sus frutos. 

Y junto con la constancia, camina el esfuerzo… Porque un jugador que no se esfuerza, es un jugador que no aprende ni progresa. Y un jugador que no progresa, acaba siendo un lastre para un equipo. Pero sobre todo será un lastre para sí mismo... Y cuando un jugador no se esfuerza frente a otros veinte que sí lo hacen, no es discriminatorio ni “antidemocrático” dejar de convocarle o que juegue menos. Más bien es de justicia... ¿Hace falta que explique o razone estas afirmaciones?

¿Qué decir de la disciplina? Por un lado está la disciplina táctica, que ya he esbozado anteriormente. Pero por otro lado está la “rutina” o las “rutinas”, otra palabra muy necesaria en el deporte pero denostada en la pedagogía: porque la disciplina resulta especialmente valiosa cuando las ganas nos abandonan o decae la motivación, igual que en la vida misma. Y resulta que las rutinas ayudan a que los jugadores se disciplinen... A nivel individual y a nivel colectivo. Porque si un equipo no va “a una”, es decir, si no hay disciplina colectiva, no hay equipo. Y si no hay equipo, no hay fútbol... Los calentamientos, por ejemplo, son una rutina además de ser necesarios. Y no pasa nada por repetir a menudo las mismas rutinas. Es más: creo que es bueno. Porque esas rutinas, dejando de lado el aspecto físico o táctico, ofrecen dos cosas necesarias para el jugador, sobre todo cuando está en la adolescencia: seguridad y continuidad. Incluso se me ocurre una pregunta “puñetera”: ¿se puede “romper la rutina” cuando no existe una rutina? En fin…

¡Ay, y la maldita competitividad! ¡Qué mala es la competitividad! Pues no, no es mala. Es más: creo que es necesaria. Competir es aspirar a lograr un objetivo. Competir es aspirar a reproducir en el campo todo lo que se entrena, todo ello con el fin de lograr el objetivo que se ha marcado el equipo. Competir es superarse y mejorar. Y quizá conviene recordar que la finalidad de un juego es lograr un objetivo. En el fútbol ese objetivo consiste en marcar goles en la portería contraria y procurar no encajarlos en la propia. Así que ese objetivo se puede resumir en una palabra: lograr la victoria. Y si no existe el acicate de la victoria, ¿qué sentido tiene el juego en sí mismo? De hecho, se gane o se pierda, no se disfruta del juego si no se compite. Es más: si se compite y se pierde, normalmente el deportista acaba satisfecho con su esfuerzo. ¿Enfadado por la derrota? A veces sí, otras no. Pero si el deportista ha competido, siempre acabará satisfecho, que es algo diferente a las simples emociones de enfadarse o alegrarse. Porque competir es un medio para mejorar. Y uno sólo sabe si mejora o no cuando se enfrenta a un reto. Y el rival es el reto a superar... ¿Hay otra forma de saber si un equipo y sus jugadores mejoran? Además, el resultado no deja de ser un indicador, uno más, de si los jugadores y el equipo también mejoran o no. Y repito: competir no es “ganar caiga quien caiga”, sino “aspirar a ganar”. El único problema de la competitividad es convertir la victoria en un absoluto. Creo que no tiene más riesgos: porque la competitividad en sí misma es sana y necesaria.  

¿Jugar para “pasarlo bien”? ¡Claro! Pero pasarlo bien es una consecuencia de hacer las cosas bien… Quizá el problema consiste en que hemos olvidado esa obviedad hace tiempo. Porque sólo se hacen las cosas bien cuando se aprende. Y se aprende con esfuerzo, con constancia, mediante rutinas y repeticiones, con disciplina y rigor, compitiendo,… Todo con un sentido o una finalidad, pues esas cosas son medios. Y es entonces cuando se mejora, cuando se crece, cuando se disfruta de ese conocimiento adquirido, cuando uno está en disposición de adquirir más conocimientos,... Y también cuando se logran resultados. 

No diré nada sobre la escuela: pero así es en el fútbol.

miércoles, 2 de mayo de 2018

¿Educar "para la vida"?




Hace unos años, tuve a un compañero, maestro de primaria, que no paraba de explicar a todo el mundo las maravillas de sus proyectos super innovadores. A uno de ellos lo llamaba “la cesta de la compra”, y tenía que ver con la planificación de la compra y el cálculo matemático. Le escuché hablar mil veces de las bondades de ese proyecto y podría reproducir en qué consistía. Pero no viene al caso ni me parece de recibo. No sé si el método le iba bien o no: nunca me meto en el trabajo de los demás.

Pero durante un curso, ese maestro intentó poner en práctica sus proyectos en un aula de secundaria, aprovechando los famosos “créditos variables”. Estaba convencido del éxito de su proyecto. No profundizaré en su “puesta en escena”, pero lo cierto es que la experiencia no le fue muy bien. El profesor en cuestión no lo negaba, aunque achacaba aquellos fracasos a que los profesores de secundaria habíamos matado la creatividad de los niños. Parece ser que habíamos acostumbrado a los alumnos a la disciplina y por eso no eran capaces de “estar activos en el aula” cuando se rompía la monotonía. La conclusión menos polémica que saqué al respecto es la siguiente: parece que lo que entretiene a los niños en primaria no parece motivar del mismo modo a los “niños-más-creciditos” de secundaria. 

Pero basta de ironías: explico esa anécdota porque hace unos días me acordé de ese maestro y de su “cesta de la compra”. No suelo hacer la compra entre semana, pero hace poco fui a hacer la compra un viernes por la mañana. ¿Qué encontré en el supermercado? Un montón de niños que “hacían la compra”. Era una actividad escolar, “perfectamente integrada en el curriculum”, como me explicó una de las maestras que estaban allí, aclarándome que “no se trata de una salida cultural”. Debían ser criaturas de cuarto o quinto de primaria, no más. Iban por grupos, cada grupo con su carrito, su lista de la compra, y su calculadora. Las profesoras se encontraban en un punto concreto desde el que resolvían las dudas a sus alumnos. No sé cuánto tiempo estuvieron realizando la actividad, pero ya estaban cuando llegué, y allí seguían cuando me fui. Había poca gente en el supermercado, aunque los críos se portaron muy bien, e incluso pedían perdón cada vez que atropellaban a alguien.
 
No opinaré sobre pedagogía ni sobre esa actividad en concreto. Seguro que posee sus ventajas pedagógicas. Como mínimo, la actividad cumplía con lo que demandan los cánones posmodernos: los niños parecían felices, contentos y motivados con la actividad. 

Pero vayamos de una vez al “quid” de la cuestión. Porque se oye a menudo que “la escuela debe educar para la vida”. No sólo eso, sino ahora se insiste en que debe ser “la vida misma”. Nunca he entendido por qué motivo se repiten estas frases hasta la saciedad. Pues creo que la escuela, de un modo u otro siempre ha educado “para la vida”. Y, que yo sepa, en mi caso formó parte de “la vida misma” al menos durante la escolarización… 

Se me ocurren dos motivos por los que se dicen estas cosas. El primer motivo es un prejuicio que procede de esa idea que sir Ken Robinson ha logrado implantar en el imaginario colectivo: que la escuela no responde al modelo social actual. Así que hay que cambiar el paradigma para adecuarse a la vida tal y como la entendemos ahora. Y como el modelo a seguir es, por ejemplo, la empresa de espacios abiertos Google o el espíritu emprendedor, pues ahora hay que poner sofás en las aulas o hacer proyectos según los intereses del niño, que así se convertirá en un súper emprendedor. Entienden eso como adecuarse a la vida… No tengo ganas ni siquiera de intentar esbozar una crítica a este motivo.

El segundo motivo me parece más interesante y realista: muchos de quienes afirman estas cosas pretenden incorporar a las actividades escolares aprendizajes o situaciones que siempre han pertenecido a otros ámbitos. Dado el mundo en el que vivimos, resulta complicado que los niños tengan experiencias “auténticas”, pues todo viene “empaquetado” y muchos padres no tienen tiempo para realizar ciertas actividades “para la vida” con sus hijos. Ya se han ido los 80’s, esa época en la que salíamos de casa para picar a los amigos, y nadie se preocupaba por regalarnos un móvil para que llamáramos cada media hora informando de que estábamos vivos… En pocas palabras: que recuerdo haber acompañado cientos de veces a mis padres al mercado. Y debe ser por eso que jamás he echado en falta “hacer la compra” en horas lectivas.

Este segundo motivo tiene cierto fundamento. De hecho, me parece bien estar abierto a “incorporar experiencias”, siempre y cuando se subordinen a lo académico. Muchas veces no se quedan en simples experiencias, sino que también pueden ayudar a ampliar horizontes o a despertar inquietudes. Pero también tengo claro que incorporar esas experiencias no implica que “el curriculum las asuma”. Ni tampoco que deban “evaluarse”. Ni siquiera se me ocurriría considerar que “esa actividad” en el supermercado sea en realidad una “clase moderna de matemáticas”. Porque no lo es. Si acaso, acepto llamarla “práctica aplicada de la suma”, pero no “clase de mates”…

Que la escuela asuma actividades que los niños siempre han hecho en otros ámbitos no equivale a que la escuela deba “educar para la vida”. Básicamente porque los primeros educadores de cada niño no son las escuelas, ni el Estado, ni ninguna otra institución. Por magníficas que sean las intenciones de todos. A quienes les corresponde “educar para la vida” en el sentido que predica la pedagogía moderna es a los padres. Y sé que muchos no alcanzan a realizar esa tarea: la vida es muy compleja. En todo caso: abogo por la conciliación. Si no es posible, comprendo que las escuelas intenten compensar esa carencia e incluso aplaudo ciertas iniciativas. Pero sin olvidar que, en ese caso, esa no es la principal misión de la escuela. Y también que actúa como “sustitutivo”.

miércoles, 18 de abril de 2018

Trastornos y problemas educativos


Crecen los trastornos de niños y adolescentes en la escuela. No pondré en duda la existencia de tal o cual trastorno. Pero creo que es necesario empezar a separar el trigo de la paja… O quizá de plantearse si tanto diagnóstico no se deberá a problemas más profundos. Porque entre muchos adolescentes diagnosticados de diferentes trastornos, he encontrado panoramas como los que describiré en adelante. Y, padezcan o no algún trastorno, quizá su verdadero problema sea otro, uno de esos a los que llamo “los verdaderos problemas de la educación”. En todo caso, son situaciones en las que da igual cuántos diagnósticos hagamos o cuántas pastillas tomen los niños. Porque son problemas que no se solucionan de ese modo... 

Allá va la descripción de situaciones:

1) Creo que muchos trastornos esconden un gran mal que se ha dado en la educación durante mucho tiempo por medio de los métodos conductistas. Es un problema que se perpetúa hoy en día de muchos otros modos. Por ejemplo, en tantos niños que viven pegados a la pantalla desde su más tierna infancia. Es decir: creo que el problema de muchos niños y adolescentes es la sobre estimulación que padecen, muchos de ellos desde la más tierna infancia. Puesto que se han acostumbrado a recibir estímulos para hacer las cosas, necesitan motivaciones externas, estímulos cada vez más potentes, más seguidos, más llamativos... Y muchos de ellos se impacientan, se estresan, o exigen que se les sorprenda para aprender. Y si no reciben esos estímulos, muchos alumnos se acaban aburriendo hasta que pierden todo interés generalmente en la adolescencia... Creo que muchos déficits de atención en los adolescentes, especialmente TDAH, están directamente provocados por la sobre estimulación. 

2) Muchos niños viven de manera cotidiana en situaciones de sufrimiento. Son niños y adolescentes con heridas profundas, con la afectividad dañada. Los motivos del daño afectivo que padecen suelen encontrarse en la familia, con problemas y situaciones traumáticas que revierten inevitablemente en el comportamiento de niños y adolescentes en el colegio. Y muchos buscan en los adultos que les atienden en el colegio la seguridad que les falta en el hogar. Puesto que a muchos les cuesta controlar sus afectos, hacen cualquier cosa para llamar la atención y para que se les haga caso. Muchos de estos niños y adolescentes muestran mucha ansiedad y tensión en las relaciones. Y a veces incluso violencia. 

3) Hay otro tipo de criaturas a quienes jamás se les ha impuesto límites. Es decir, sus padres han renunciado sistemáticamente a educarlos y esperan que sea el colegio quien se ocupe de ello. A veces, muchos padres dan a sus hijos de todo sin exigir esfuerzo. Lo hacen con toda la buena fe de la que pueden hacer acopio, para que sus hijos “no sufran lo que sufrimos nosotros”. Son alumnos que están tan acostumbrados a hacer “lo que les peta”, “lo que les sale”, o “lo que les da la gana”, que no tienen capacidad de controlarse. En el colegio, muchos profesores acaban “tirando la toalla” con los casos más difíciles entre este tipo de alumnos. Y con razón, ya que nadie les apoya cuando intentan poner límites a estos críos. Muchos acaban “recibiendo palos” por intentarlo… Creo que muchos diagnósticos de diferentes trastornos ocultan demasiados casos de “déficit de educación en casa”. 

4) Hay otro tipo de alumnos que viven extremadamente exigidos por los padres: es una situación que entra dentro de la denominada hiperpaternidad, algo que tiene mucho que ver con la sobre estimulación... Son padres que esperan de sus hijos lo que sus hijos no son o no pueden dar. O sí pueden darlo, pero muchas veces a costa de hipotecar la infancia, los gustos o inclinaciones, el carácter o la personalidad de los niños. A veces, esos padres intentan que sus hijos realicen sus sueños vitales frustrados. Muchos de estos alumnos, habituales entre familias de “clase media-alta”, están tan pendientes de “contentar” a sus padres, que les cuesta actuar con sencillez o naturalidad. Así que viven eternamente estresados, pues se pasan el día intentando “gustar o contentar” a todo el mundo, imagino que por imitación con sus relaciones familiares. Y además siempre están pendientes de los resultados. Y cuando esos resultados no son lo satisfactorios que desearían sus padres... A veces el estrés de estos alumnos alcanza cotas muy elevadas.  

5) Hay adolescentes diagnosticados o no con “no-se-sabe-qué-trastorno”, pero me atrevo a decir que sencillamente muchos son analfabetos. Nunca han asentado los fundamentos de la lectura, apenas han leído durante su escolarización, y se muestra en que les cuesta mucho entender lo que leen. Pero han ido superando cursos sin saber exactamente cómo, quizá porque en primaria sustituían la lectura por “los proyectos”, pensando que el niño aprendería a leer por sí mismo al dedicar tiempo a lo que le interesaba, aunque a esa edad aún no le interesara nada más que el juego... Y un día, casi sin darse cuenta, esos alumnos se encuentran en un aula de 3º de ESO sin saber cómo han llegado hasta allí. Y no son capaces de leer un par de líneas sin entrecortarse varias veces. O no comprenden una sencilla frase que acaban de leer. Y les falta tanto vocabulario… Resulta que entre “sus intereses” jamás estuvieron la lectura ni la cultura, y como al niño no hay que imponerle nada... Y como son incapaces de comprender, parece que les cueste prestar atención. Y los pobres se frustran con mucha facilidad. Pero me atrevo a señalar que el problema de fondo es que, a pesar de las apariencias y de la escolarización obligatoria, son auténticos analfabetos. Este tipo de alumnos son más habituales en la ESO de lo que muchos piensan.

6) También hay adolescentes con gran capacidad, pero que han ido superando cursos sin dar un palo al agua, a costa de un sistema que facilita el aprobado sin esfuerzo. Son alumnos que no tienen carencias, pero tampoco muestran interés por los estudios. De hecho, muchos no muestran interés por casi nada. En la clase “desconectan” sistemáticamente cada vez que consideran que la materia no va con ellos, y vuelven a “conectar” cuando les interesa. Pero “absorben” y aprueban… Y como  resulta muy difícil captar su atención, parece que tengan un problema de atención. Por lo que he leído sobre el tema, entre este tipo de alumnos suele haber muchos superdotados vitalmente desmotivados porque sus capacidades (que no sus intereses) se han descuidado y jamás han podido desarrollarlas como es debido: entre otras cosas, por ejemplo, tienen que adecuarse al nivel de sus compañeros en el aula, adaptarse para sobrevivir... Curiosamente, este tipo de alumnos son el “prototipo” de alumno que usan tantos gurús para predicar sus recetas, como si fuesen los únicos alumnos que hay en un aula. 

7) Finalmente, hay muchos niños y adolescentes que, sin ser exactamente los casos mencionados, también padecen situaciones que afectan a su atención y aprendizaje en la escuela. Por ejemplo: niños que conocen los límites pero no tienen rutinas o hábitos en su vida, como algunos que duermen poquísimo. O niños que no necesariamente padecen de hiperpadres, pero sí de estres por tener muchas tareas, ocupaciones o extraescolares. O padecen tal cual de falta de atención de sus progenitores, muchas veces porque sus padres realmente no pueden atenderles como es debido. O, entre los más pequeños, hay niños sin la posibilidad habitual de jugar al aire libre... Y también están los niños muy “nerviosos”, muy “inquietos”, o muy “primarios”, de esos de “toda la vida”, sin más. 

En conclusión: no me atrevo a opinar sobre la existencia de tal o cual trastorno. Estoy abierto a ser corregido y/o puntualizado. Pero sí considero que hay muy poca seriedad en los diagnósticos. En todo caso, lo que me preocupa de verdad es que la existencia y diagnóstico de tantos trastornos no nos permite ver realidades muy incómodas a las que deberíamos prestar atención para hallar soluciones. Ni más ni menos que realidades como las que he descrito. Esos son algunos de los verdaderos problemas de la educación que los profesores encontramos diariamente en el aula mientras intentamos enseñar. Esos son algunos de los problemas vitales de nuestros alumnos. Y, lógicamente, afectan a su aprendizaje. Muchos profesores ayudan a sus alumnos más de lo que corresponde a su labor y más de lo que muchos creen.  En todo caso, situemos esos problemas en su ámbito: creo que no le corresponde arreglarlos al profesor.  

Y puedo asegurar que una pastilla tampoco arreglará ninguno de esos problemas. Ni un curriculum personalizado. Ni siquiera las ocurrencias del gurú de turno, por más millones de visualizaciones que tenga en youtube. Porque la educación sigue siendo una cuestión de personas… Acabemos "citando" a Mafalda: